empresa

Siempre es mejor un trabajador satisfecho

En las buenas campañas de marketing, todo está pensado al milímetro: el público objetivo, los recursos, los medios de difusión, el producto. Todos los elementos importantes en una estrategia de marketing son tenidos en cuenta desde el principio, salvo pensar en el mejor “medio publicitario” de una campaña: el empleado. (más…)

Si Ancelotti estuviese en una empresa, también habría sido despedido

La temporada ha terminado para el Real Madrid, una temporada que no se recordará por haber ganado alguno de los tres grandes títulos. La destitución de su entrenador Carlo Ancelotti ha sorprendido tras haber ganado la Décima, aunque en el mundo empresarial se ha visto como lógica. (más…)

No respondas con un GIF a un cliente

Cuando una empresa participa activamente de las redes sociales, los clientes son los que salen más beneficiados de una sana y productiva interacción, pero existen formatos, cómo la imagen GIF, que puede resultar ofensivo.

Esto mismo le sucedió a un periodista del Daily Dot, Richard Lewis, que ante una consulta directa a nada más que la gran compañía Google, acerca de emitir por Youtube eventos deportivos en streaming, recibe como respuesta la animación GIF de una niña encogiéndose de hombros.

gif niña coletas

Podría quedarse en el ámbito de lo anecdótico si no fuera porque el tema del que pedía la información Richard iba a formar parte de un reportaje sobre la posibilidad de que Youtube evolucione la emisión en directo de eventos deportivos; la que ha sido noticia es la escueta y desafortunado respuesta.

No se trata de falta de humor o de no haber entendido el mensaje, el error se encuentra en que fue la única respuesta que el periodista recibió por una cuestión que afecta a millones de usuarios, sin olvidar que, seguramente, la empresa Google gastan mucho dinero en su departamento de marketing; entonces ¿es prepotencia o dejadez?

Deberíamos hablar de ambos pecados. El primero, por creer que al ser un medio menos conocido no iba a trascender a los medios mayores-publicado en The Telegraph-lo que demuestra que todavía “no saben” cómo funciona esto de la interconexión. El segundo, por no intentar dar una respuesta al periodista, incluso sin saber o querer hablar del tema en concreto; no te está pidiendo que le cuentes un secreto de estado, te está solicitando información sobre tus proyectos, nada más.

El GIF, al igual que otros formatos cómo el Meme, han sido extraídos del ámbito de la broma para incorporarlo a la comunicación empresarial y el marketing. Por tal circunstancia, su uso no debe ser tomado a la ligera e interpretarlo desde el punto de vista profesional, pero sin perder la esencia del mismo, el humor.

Un GIF que es conocido puede ser usado cómo parte de una conversación con el cliente, nunca cómo única respuesta. Puede ser el colofón de una disculpa, expresada a causa de un error en nuestros servicios o la confirmación de un hecho, pero acompañado de una explicación previa. En ambos casos, el GIF usado por la empresa en una conversación no posee todavía el carácter de respuesta seria, ya que sigue siendo muy utilizado por lo usuarios en conversaciones privadas y comentarios en las redes sociales.

Una manera de utilizarlo sería de forma aislada, asemejándose a la publicación de una imagen cualquiera que se comparte en nuestras redes sociales, pero atendiendo mucho más al mensaje que la propia animación nos permite transmitir; de hecho, ya existen empresas importantes que lo utilizan en sustitución del video.

tumblr_mzzbf6Oe4a1rou9d1o1_500

De cualquier forma, no abuses de este recurso y menos cuando un cliente/fan/seguidor necesita una respuesta clara y concisa que no implique a una niña encogiéndose de hombros, una y otra vez.

Te atreverías a ser una empresa “Monty Python”.

En conmemoración de los 40 años del estreno de “Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores (Monty Python and the Holy Grail)” podemos rescatar de la memoraría a uno de los grupos humorísticos que más han marcado la cultura popular de los 70 y 80, los Monty Python (Graham Chapman, John Cleese, Terry Gilliam, Eric Idle, Terry Jones y Michael Palin).

Creadores de innumerables y “memorables” sketches para televisión, también realizaron varias películas cómo “La vida de Brian” (1979) y “El sentido de la vida” (1983) y obras de teatro, practicando un humor absurdo e irónico que en ocasiones rozaba lo irreverente (según las críticas del momento) pero que sabían reflejar los defectos de una sociedad británica muy encorsetada y “aburrida”.

Atreverse a imitarles es una osadía y tal vez cómo modelos de empresa no es recomendable (demasiados problemas entre los actores) pero si podríamos crear un modelo de trabajo, de estilo, que nos transmitiera las claves de su éxito y su permanencia en el tiempo.

Poseían una marca personal muy arriesgada.
Ya he comentado que los MP realizaban un humor muy ácido e irónico, que en ocasiones podría alterar la sensibilidad del propio espectador, pero se convirtió en su sello de identidad, en su marca personal. No espero que las empresas empiecen a utilizar la ironía con sus clientes, sino que adopten una identidad arriesgada, innovadora y fresca en la que el consumidor no deje de sentirse contrariado.
Hoy día el estilo de los MP es incluso más arriesgado que los humoristas actuales. Realizar una parodia de la Reina es sencillo, de la iglesia, casi aburrido, pero burlarte del ejército de una manera sutil, sólo está a su altura.

Se atrevían con otros géneros.
El mercado actual, nos está obligando en cierta forma a la especialización, a centrar todos los esfuerzos de nuestra empresa en un tipo de producto o gama, aunque si tenemos la capacidad de entrar en otros sectores ¿por qué no atreverse? Los MP también se hicieron famosos por sus satíricas canciones o por sus características ilustraciones y collages. Es obvio que no es sencillo, pero invertir en otros sectores o productos relacionados con nuestra empresa, podría complementar los que ya poseemos y por supuesto, aumentar las ventas.

Entre sus filas hay grandes creativos.
Si la creatividad es la mejor forma de solucionar los problemas, todavía no entiendo cómo cualquier empresa no posee su propia sección de creativos. Da igual el género que trabajen (diseño, redacción, imagen, música) si lo que importa es su libre capacidad para plantear ideas desde varios puntos de vista. Los MP tenían en John Cleese y Terry William cómo el corazón creativo del grupo. Gozaban de total libertad para escribir y dirigir, llegando incluso a asustar a la propia cadena de televisión por su “descarada” imaginación. Aunque luego están los egos, muy difíciles de controlar y causa de muchas de las discusiones tuvieron.

Los Monthy Python de izquierda a derecha: Terry Jones, john Cleese y Michael Pallin (delante); Graham Chapman, Eric Idle y Terry Gilliam (detrás).

Los Monthy Python de izquierda a derecha: Terry Jones, John Cleese y Michael Pallin (delante); Graham Chapman, Eric Idle y Terry Gilliam (detrás).

Eran fieles a su filosofía.
Nunca permitieron que algún directivo les cambiase un guión o que ellos mismos adaptasen una escena para que el público pudiera digerirla. Y es algo que todas las empresas deberían gravárselo a fuego; puedes evolucionar para incluir nuevos planteamientos o para ampliar el negocio, pero nunca renuncies al espíritu con el que se formo la empresa, ese al que la gente le enganchó desde el inicio.

Conocían perfectamente el poder de la imagen.
Sabían como acompañar el mensaje que querían transmitir con una imagen que al espectador le descolocara de su sofá. Recurrieron a imágenes impactantes pero también a sutiles puestas en escena que focalizaban la acción hacia la misma. Es el mejor recurso de marketing que una empresa puede utilizar: una imagen que resuma aquello que quiere vender o que quiere transmitir. Incluso algunas resultan desagradables, pero el fin para el que fue elegida ha sido el que se esperaba, el de no dejarnos indiferentes.

Todo lo que hacían poseía un mensaje.
Tal vez sea la característica más importante de los humoristas pero la más difícil de implementar en una empresa. ¿Cómo voy a transmitir un mensaje si sólo vendo zapatillas? Las grandes compañías lo han estado haciendo durante décadas: Coca-Cola y su “Chispa de la vida”, McDonalds y su “i´m lovin´it” o Nike con su “Just do it”. Estos eslóganes transmiten algo más que una frase bien hecha, transmite una idea que te venden, una forma de vida en la que puedes o no creer. Los Monty Python nos muestran su manera de ver la vida desde su humor, desde la crítica, para no tomarse todo tan en serio o como ellos decían “Always look on the bright side of life” (mira siempre el lado bueno de la vida).

Las claves para ser un buen vendedor.

Es probable que hayan escuchado que el mejor vendedor es el que más dinero hace ganar a la empresa y estarían en lo cierto si no fuera porque seguramente le haga perder clientes-y por defecto, dinero-por otros cauces.

La actual situación económica no permite perder clientes por un vendedor que ha engañado a un cliente o le ha tratado de forma irrespetuoso. No podemos reducir todo a las cifras en ventas puesto que el cliente tiene memoria y contactos a los que describir su mala experiencia en nuestro establecimiento.

SONY DSC

Es por eso que debemos poseer ciertas características mínimas para vender un producto, aconsejar sobre su uso y atender en la postventa. Las más importantes son:

Ser sincero por encima de todo.
Es increíble pensar que existen todavía un gran numero de empresarios que dicen “medias verdades” o mentiras totales, sin importarles los resultados que acarrearán para su empresa. La sinceridad debe prevalecer cómo denominación de marca y debe acompañar a todos tus propósitos, incluso una sincera profesionalidad. En todo momento debemos demostrar aquello que afirmamos y nunca intentar llevar al cliente a nuestro terreno. Si la cafetera no es válida para un tipo de cápsulas, no lo es y ya está; intenta hablarle de los rasgos positivos de la misma, pero no le engañes.
Para mostrarte sincero debes conocer a fondo tu propio producto. Al cliente no le vale con “creo que si” o “debería verlo”, debes demostrarle que controlas lo que haces y que se puede ir de tu establecimiento con la tranquilidad de tener toda la información necesaria.

Tener la capacidad de ponerse en el lugar del otro.
Es tener empatía, percibir las inquietudes y anhelos del cliente y ser capaz de gestionarlos para su propio beneficio-que no el de la empresa. Debemos respetar su opinión, sus ideas y su modo de ver la vida para poder ofrecerle de la mejor forma posible-la más efectiva-aquello que realmente necesita. Cuando un cliente se siente escuchado, es significado de que se siente importante y que en tu establecimiento va a obtener algo más que una rápida compra. Las claves para dicha empatía están en el respeto y en la comprensión, a pesar de que crea que siempre tiene la razón.

1380857216u9va4

Cooperar con la empresa, los compañeros y el cliente.
Ponerse de acuerdo entre todos para lograr un mismo fin puede parecer difícil pero a la larga ofrece unos inmejorables resultados. Ponerle fácil las cosas a la empresa no es renunciar a tus derechos, pero tampoco es abusar del compañero que siempre se queda a cubrir tu baja del viernes o no criticar a todos los compañeros que no te caen bien. Acatar las normas, por absurdas que nos parezcan, puede ser un interesante ejercicio de armonía, ya que no damos la sensación de estar por encima del resto de compañeros.
Y es que, es fundamental para el buen funcionamiento de la empresa, que sus cimientos, los trabajadores, cooperen para realizar el trabajo de la mejor forma. Si nos comportamos de forma irrespetuosa, no aconsejamos de forma positiva, alentamos la desunión entre compañeros e intentamos destacar por encima de todos de forma desleal, el ambiente generado afectará al desarrollo y las ventas de la empresa.
Con el cliente también debemos cooperar, tratarlo de forma correcta y ser cortes con cualquier consulta que tenga que hacernos. Hacerle partícipe de su compra, preguntándole por sus inquietudes sobre un producto determinado, su uso real o si le va a sacar el rendimiento real, es un buen ejercicio de colaboración.

Debemos ser los más serenos del mundo.
Habrán clientes que entren por la puerta gritando y maldiciendo, echando por su boca miles de insultos hacia ti y tu empresa, pero si los atiendes de forma serena, tranquila y seguro de uno mismo, la tormenta quedará en brisa marina a los pocos minutos. Piensa en cada momento que desea el cliente y no te precipites en tus decisiones o actos, pero sobretodo no te muestres agresivo e irrespetuoso, la falta de respeto no tiene excusa.

Boyhood no es un fracaso empresarial.

La noche de los Oscar es mágica en casi todo los sentidos, pero lo que puede significar para cualquier director, productor, actor o técnico de sonido, tiene mucho más significado que una figurita de oro: el reconocimiento a un trabajo bien hecho.

Entonces, ¿es la película Boyhood un fracaso por sólo haber ganado un oscar? Recordemos que fue rodada durante doce años, en cortos periodos de tiempo y dependiendo de la disponibilidad de los actores, sin contar con el riesgo de lesiones o fallecimientos-Dios no lo quiera. Pero a pesar de ello, Boyhood no sólo no es un fracaso empresarial sino que es un triunfo a la perseverancia, las ideas innovadoras y el buen trabajo de todo un equipo.

A continuación os hablo de los cinco pilares en los que sustenta su “no fracaso”:

Es una idea innovadora y arriesgada.
Para empezar, la simple idea de llevar un proyecto durante doce años-que entre guión y producción serán más-en un sector dónde la inmediatez es vital, además de una locura es innovador; y cualquier idea innovadora ya es un triunfo. Copiar es fácil y a cualquiera que quiera empezar un nuevo proyecto se le aconseja fijarse en los “grandes” para no cometer errores. Pero los errores son parte del crecimiento empresarial, son la clave para que el perfume más famoso del mundo, Chanel número 5, fuera perfecto a la quinta vez o que al señor Walter Elias Disney no le dieran la oportunidad de trabajar en un periódico, con lo que conllevo después. La idea de rodar durante doce años una película, ya merece la pena arriesgarte y poder equivocarte, pero dónde el simple hecho de acabarlo es ya un triunfo.

La planificación ha sido un éxito.
Rodar durante tanto tiempo no ha tenido que ser tarea fácil para el director Richard Linklater, sobretodo porque su metodología se basaba en rodar en cortos espacios de tiempo. Esto suponía poner de acuerdo a todos los protagonistas, año tras año, para rodar, atendiendo a las obligaciones de cada uno y resolviendo los problemas que en un rodaje suelen aparecer-además de los exclusivos del proyecto. No sólo hablamos de actores, también participan cámaras, fotografía, sonido, guionistas, etc. Poner en consonancia a todos, de forma armónica y que el trabajo salga bien ha sido uno de las claves de que el proyecto concluyera de forma positiva; incluso los actores reconocieron que deseban que llegara esa cita anual.

La campaña de Marketing ha sido inmejorable.
Ya de por si, el producto llama la atención con esos doce años de rodaje y ha sido acompañado de buenos actores cómo Patricia Arquette, una actriz que ha sido famosa en televisión y el oscarizado actor Ethan Hawke; aunque el resto del reparto, incluido el protagonista Ellar Coltrane, no es muy conocido. Pero su éxito radica en que se ha vendido cómo un proyecto independiente, ajeno a los circuitos comerciales de Hollywood, cuando se ve que no es así. El director ha sabido vender la rareza de su idea, la originalidad y el esfuerzo que ha sido necesario para ejecutarlo ¿Cuántos de nosotros hemos sabido vender la dificultad de un proyecto?

Se ha rodeado de un gran equipo.
Ya he comentado que algunos actores-Patricia Arquette concretamente-hablaban con añoranza del ambiente que se respiraba en plató cuando se rodaban durante las escasas horas que trabajaban cada año. Esto es un triunfo del director por partida doble: ha elegido a las personas idóneas para hacer el trabajo y ha sabido transmitir la esencia de su trabajo a estas personas. Es fácil reunirse de profesionales, gente muy capacitada para realizar el trabajo que tu les confíes, pero profesionales que comulguen con tu filosofía, o mejor aún, que la compartan y la implementen en todo lo que hagan, eso es casi imposible. Ahí radica en parte su éxito, de no rodearse del equipo perfecto sino del que compartía su visión sobre la vida, el amor, la muerte o el paso del tiempo; es una de las asignaturas pendientes de los Recursos Humanos.

Los resultados acompañan siempre al trabajo bien hecho.
La película, a pesar de su resultado de seis nominaciones y tan sólo una estatuilla-la de Patricia Arquette-no puede tildarse de un fracaso. Dejando de lado que ha recibido Globos de Oro, Bafta e innumerables premios y críticas positivas, el hecho de haber conseguido realizar un proyecto cómo ellos querían, a su estilo, sobrellevando todos los problemas y además hacerlo rentable (invirtió 4 millones de dólares y recaudó más de 43 millones de dólares), es el mejor premio a un proyecto arriesgado pero valiente en su ejecución.

Uno no comienza un proyecto con el objetivo de ganar un Oscar, ni tan siquiera espera recibir el reconocimiento de su propia familia, pero si sigue sus ideales de forma constante, lleva una metodología y pone en práctica todo lo que en sus sueños se genera, obtendrá el reconocimiento más importante, el suyo propio.