Investigación

La moda Fair Trade

En esta entrada, os traigo de nuevo un ejemplo real y muy visual sobre los beneficios reales que posee el comercio justo. En este caso, el vídeo muestra las opiniones y la vida de un grupo de mujeres peruanas que elaboran diversas prendas de ropa con el sello Comercio Justo. Como se puede comprobar, estas mujeres respetan el medio ambiente, del que extraen su materia prima y en su cooperativa poseen un salario digno, no existe discriminación por sexos y no hay trabajo infantil.

Pero de todo ello lo que más llama la atención, es que gracias a esta actividad su actividad empresarial ha podido abrirse al mundo, al tener la posibilidad de exportar sus prendas de ropa. Esto supone una enorme ventaja, no sólo de cara a los beneficios sino también al intercambio cultural, ya que gracias a eso estas mujeres han podido darse cuenta de cuales son las nuevas tendencias y han podido adaptar sus diseños a la moda actual.

Por lo tanto, gracias al Fair Trade han podido entrar en contacto con un mundo globalizado y han tenido la oportunidad de aprender que para que el negocio siga siendo viable deben de adaptarse continuamente a un entorno cambiante, manteniendo, eso sí su esencia en todos los productos. Una sabia lección que nos debe hacer ver que este tipo de comercio posee una utilidad real que en muchos casos desconocemos y de la que, desgraciamendamente desconfiamos.

Anuncios

La canción del chocolate

Como ya sabéis, desde Marketing lo serás tú nos hemos propuesto hablar sobre el Fair Trade a lo largo del mes de octubre, ya que estamos en el mes del Comercio Justo. Además, hoy voy a afrontar este post desde el punto de vista del marketing, presentando una curiosa manera de dar a conocer el chocolate Justo.

En este caso, la marca con sello Fair Trade ha elaborado un vídeo llamado “Chocolate Song”. El vídeo consiste en la presentación de un videoclip que sirve a la vez como documental y que muestra, de forma muy sencilla y divertida, cuáles son los beneficios que tiene para las gentes de un poblado africano el cultivo de chocolate de Comercio Justo. El mensaje, además pretende mostrar como cambia la vida de los niños especialmente. Y es que como bien dice la canción, consumiendo este tipo de chocolate aseguramos el que un niño pueda ir a la escuela o disfrutar tiempo libre de forma sana, en lugar de que tenga que trabajar duramente o acabe siendo presa de guerrillas o mafias infames de diversa índole.

Es llamativo también el público al que va dirigido. Es obvio que el uso del canal Youtube está dedicado sobre todo a personas jóvenes que manejen con asiduidad las nuevas tecnologías. Por lo tanto podríamos estar hablando de que se quiere sensibilizar a personas de entre 20 y 40 años, en algunos casos con niños. Precisamente, este vídeo también parece estar dirigido a los más pequeños, ya que contiene una melodía divertida y alegre y parte de la historia la cuenta un chico del poblado.

En definitiva, me parece muy buena esta iniciativa de Fair Trade, ya que muestra de forma alegre y en poco tiempo las ventajas que tiene para muchas personas el consumo de productos justos, así como el origen del mismo. Además, no resulta una campaña muy cara y creo que a través de Youtube puede llegar a tener una gran difusión. Contribuyamos todos a extender la “Canción del Chocolate”. Porque “¡Ese es Max!”, un niño alegre y feliz, que puede disfrutar de una vida normal gracias a un dulce producto que además, ayuda a conservar el medio ambiente, permitiendo que su cultivo pueda seguir siendo factible.

La Economía del Bien Común: Beneficio económico y social al mismo tiempo

 

Desde Marketing lo serás tú, queremos contribuir a la promoción de causas justas. Por eso, este mes dedicaremos gran parte de nuestros artículos al Comercio justo, ya que es Octubre es el mes del Fair Trade. En este artículo hablaré a cerca de la aparición de un sistema económico alternativo al actual, pero real. Se llama La Economía del Bien Común.

Existen diferentes movimientos que abogan por la creación de una economía sostenible y que respete los derechos de los trabajadores. En esta línea, hemos visto aparecer unos años atrás, lo que se conoce como “Comercio Justo”. Este consiste en la venta de productos que, aunque tienen un importe ligeramente superior, contribuyen a generar ingresos a personas de países en vías de desarrollo, al recibir el beneficio íntegro de la venta del producto que ellos han elaborado. Además, estos productos están fabricados bajo unas normas que respetan a la persona y al medio ambiente.

En esta línea, han aparecido recientemente otras voces que plantean modificar el sistema económico de forma coherente. Es el caso del profesor Christian Felber, un profesor de economía de la Universidad de Viena. En 2010, lanzó al mercado el libro “La Economía del Bien Común”, un texto que fue un éxito de ventas en Alemania, Austria y España.

Este austriaco plantea la posibilidad de modificar los valores por los que se guía el sistema económico, no la modificación completa del sistema. Para Felber, la clave está en que las empresas sigan compitiendo y sigan generando beneficio económico. Ahora bien, lo que se plantea es recompensar una actitud honesta, solidaria, responsable, cooperadora y sostenible.

De esta forma, esta teoría plantea que no sólo se debe medir el dinero que ha generado una empresa, sino también medir qué beneficios ha generado para la comunidad y para sus propios trabajadores, otorgando una serie de puntos en función de los beneficios sociales que ha generado. Las empresas que más puntos obtuviesen, poseerían más ventajas, como que serían más publicitadas, tendrían mejores condiciones de acceso al crédito, se les otorgarían más contratos públicos o pagarían menos impuestos. Así, existirían dos balances, uno financiero y otro social, que deberían estar equilibrados, dado que una empresa puede tener un muy buen balance financiero pero, al mismo tiempo, puede estar explotando a sus trabajadores o estar perjudicando al medio ambiente.

Mucha gente ha calificado este modelo de utópico, y a la vez otras localidades (algunas en España) ya están optando por aplicarlo. La teoría ha generado controversia, pero en realidad propone algo que, en mi opinión, no es tan descabellado ni tan complicado de implantar, teniendo en cuenta que en algunos sentidos ya se está haciendo algo parecido (por ejemplo las empresas dedicadas a las energías renovables ya reciben subvenciones). Desde luego, creo que estamos obligados a hacer algo y a mejorar, en la medida de lo posible el sistema económico y democrático.

El amor está de moda en Youtube

El amor y las relaciones de pareja siempre están en voga. Youtube no es ajeno a ello y en él se puede comprobar cómo vídeos que hablan sobre este tipo de cosas se ponen de moda rápidamente, un ejemplo de ellos son los vídeos del hormiguero y otros vídeos que la gente cuelga en la plataforma.

En primer lugar, llama la atención el vídeo “Tag preguntas de mi novio” de http://www.secretosdechicas.es. En él, el novio de la chica realiza toda una serie de preguntas con el fin de conocerla más:

En la línea anterior, uno de los vídeos que más visitas provocó fue el de “36 preguntas para enamorarse”. En este vídeo se realiza un experimento en el que, supuestamente, cuando dos personas que no se conocen pero se atraen físicamente realizan las 36 preguntas del test, en la mayoría de los casos acaban enamorándose puesto que se conocen profundamente el uno al otro. El vídeo muestra cómo varias parejas consiguen enamorarse tras realizar las preguntas. Este método se ha hecho tan popular que incluso quieren sacar un juego de cartas:

Por último, otro vídeo que ha conseguido una gran cantidad de visitas en Youtube es el vídeo llamado “Reencuentro del amor de tu vida”, también del programa “El Hormguiero”. En él, varias personas se reencuentran con su primer amor, el que se supone que es el amor de sus vidas. Lo bueno del vídeo, como todo, es ver sus reacciones:

Comprobado queda pues, que los vídeos relacionados con experimentos relacionados con asuntos amorosos están claramente de moda y suponen fenómenos virales de gran magnitud. Esto demuestra varias cosas: primero, algo tan básico como el amor entre dos personas sigue vendiendo. Esto queda demostrado por la cantidad de redes sociales que existen y que permiten la búsqueda de pareja. Segundo, por muy compleja que pueda ser nuestra sociedad, queda claro que los asuntos más elementales del ser humano son aquellos a los que les prestamos más atención.Y es que toda esta serie de vídeos tienen una gran cantidad de visitas porque al verlos, todos podemos sentirnos más o menos identificados. Además parece que, si es en forma de experimento, aún nos interesa más, puesto que nos gusta ver cómo reacciona la gente ante un estímulo, siempre pensando en cómo reaccionaríamos nosotros mismos ante la misma situación.

Y es que el amor es un concepto muy comercial. Sólo hay que ver la cantidad de canciones de amor, que también triunfan en Youtube, así como las páginas de citas anteriormente citadas, los diferentes servicios de hoteles y restaurantes dedicados a parejas, etc. Esto nos demuestra que las ideas de negocio más simples, que apelan a lo más básico y a la vez profundo de la persona, son las que más dinero y popularidad generan. Así, Youtube se configura para las empresas como un espejo del sentir popular, en el que se puede ver qué es lo que más tirón tiene. Dentro de esos temas, siempre está presente algo tan esencial como tener o buscar a la persona ideal.

 

 

El egocentrismo en la publicidad

Como es evidente, vivimos en una sociedad donde la persona es el centro del universo. Las empresas están siempre intentado buscar motivos para que compremos sus productos y estos van dirigidos a satisfacer las necesidades de cada uno. Para ello, mediante la publicidad se buscan estratagemas que ensalcen la figura del individuo y del yo, haciéndonos pensar que consumir o usar un determinado bien o servicio te va a convertir en una persona mejor, o más exitosa.

Curiosamente, la exaltación de la imagen del yo se explota mucho en los anuncios de vehículos y de fragancias. Un ejemplo muy claro es este anuncio de BMW, en el que se muestra como un coche de esa marca hace al hombre más atractivo a las mujeres. Lo que están diciendo es: si quieres ligar, conduce un BMW:

Continuando en la línea de los coches, aquí va un anuncio de Mercedes con un mensaje muy claro: Si quieres ser alguien en la vida, cómprate un Mercedes. Y es que el tipo que conduce ha fracasado muchas veces, pero sabe que tener un vehículo de esa marca siempre es un acierto:

Esto es lo que ocurre con los coches, pero como he mencionado antes, también es muy típico en las colonias. Aquí hay tres ejemplos claros de lo que me refiero. En todos ellos, se muestra tanto a un hombre como a una mujer triunfadores, jóvenes y con ganas de vivir, así como seductores y rompedores. A sus protagonistas no les importan las reglas, se puede decir que son los mejores. Conclusión: si quieres ser como ellos, es decir, una persona libre y seguro de tí mismo, usa sus perfumes:

Se puede comprobar que en su mayoría estos anuncios están hechos para hombres, aunque es verdad que también los hay para mujeres. Independientemente de esto, es importante ver cuál es el mensaje que transmiten: si usas sus perfumes, el mundo estará hecho para ti. Tú eres el centro de todo. Para mi, el ejemplo más claro de spot publicitario que exalta el ego del hombre, es el popular anuncio de INVICTUS de Paco Rabbane:

Y es que el nombre del perfume ya lo dice todo, INVICTUS, el invencible, el que puede con todo. El tipo del anuncio, andando es más rápido que jugadores profesionales y consigue que en el vestuario les esperen un grupo de musas. Este tipo aparece como un ser superior en el que él es el punto gravitatorio alrededor del cual giran el resto de cosas. Obviamente, es lo que quieren que creas.

No deja de resultar curioso como el mundo de la publicidad y el marketing juegan con el concepto del yo. La pregunta que surge entonces es la siguiente: ¿Formamos parte de una sociedad donde prima ser el mejor por encima de todo? ¿Son las marcas las que juegan con ese concepto porque está arraigado en la cultura o son las empresas las que lo crean? ¿Pretenden imponernos un estilo de vida determinado, en el que no existe nada más relevante que uno mismo o simplemente usan esa idea para ganar dinero y crear tendencia? Si seguimos fielmente lo que nos dice la publicidad anterior, se puede decir que para triunfar en la vida debes usar Channel, Valentino, BMW, Mercedes, fragancias de Paco Rabanne, etc. De esa forma, serás una persona libre, independiente y segura de tí misma.

Personalmente, no estoy en contra del consumo de productos o bienes de gama alta o de marcas con prestigio. Cada uno es libre de hacer lo que quiera con su dinero y además, hay que tener en cuenta, que todos esos productos implican normalmente una calidad mayor en varios aspectos. Sin embargo, cabe recordar que no todo en esta vida se trata de pensar en uno mismo. Aquí os dejo también una escena de la película “El club de la lucha” (Fight Club, David Fincher, 1999) dónde se resume parte de todo lo anterior: