Entrevistamos a Le Petit Caravan una foodtruck vegana

Hoy os traigo la entrevista a Le petit caravan, una foodtruck ubicada en la isla de Mallorca. Sus dueños, Mónica y Gaspar, se han ofrecido muy amablemente a responderme una serie de curiosidades que tenía con respecto a este estilo de cocina. Un estilo de cocina muy diferente a lo que estamos acostumbrado a ver aquí, en España, pero que es muy común en Estados Unidos.

1. ¿Cómo surgió la idea de “Le petit caravan”?
Le petit caravan es fruto de la casualidad, inspiración e improvisación.
Mónica ha trabajado muchos años como empleada por cuenta ajena en empresas que no vamos a mencionar, algunas de ellas grandes. No deja de repetirse el mismo patrón, tras todos los contratos temporales cuando llega el momento en que el contrato debe ser fijo o indefinido llega la no renovación, motivo que te crea inseguridad e incertidumbre, en muchos casos sabiendo que la misma empresa transcurrido un tiempo te volverá a contratar y vuelta a empezar con la misma historia.
Esto provocó que cogiera fuerza la idea de trabajar por cuenta propia y que fuera en algo que conociéramos como el sector de la restauración. Mónica ha trabajado en cocina en la que tiene mucha experiencia y por mi parte mi familia se ha dedicado a ello siempre. La primera ilusión de Mónica era un pequeño bar-restaurante pero tras estudiar las opciones con nuestras posibilidades económicas desechamos esa posibilidad y buscamos una alternativa como la comida ambulante.

2. ¿Fue difícil hacer esa idea realidad?
Nos llevó más de un año ahorrar suficiente para empezar a pensar en ponerla en marcha. Una de nuestras premisas era evitar hipotecarnos; evitar un préstamo que nos estrangulara en los inicios, sin saber los ingresos que podríamos obtener y teniendo en cuenta la posibilidad de que no funcionara el negocio, y que en un futuro nos provocara males mayores. Así que todo giró en torno a conseguir ponerlo en marcha con la mínima inversión necesaria a modo de prueba, comprobar la viabilidad y después plasmar y hacer realidad nuestra idea, que dista mucho de lo que tenemos ahora. Considerando que ya nos han dicho que somos muy valientes o estamos locos, que nuestra propuesta es muy arriesgada, porque nuestra propuesta es de comida vegetariana o vegana.
Además de muchos comecocos, empezando por el vehículo,  que ahora es nuestro sello y del cual surgió el nombre de la empresa, estudiar y evaluar todas las opciones, remolque o camión/furgoneta, nos llevó muchas horas de buscar y comparar. Todas las opciones eran válidas con pros y contras, nosotros preferíamos un camión o una furgoneta, pero ninguna cumplía con lo que estábamos buscando, nuevos o ya preparados seguían fuera de nuestro alcance y la compra de uno y adecuarlo prácticamente cuesta lo mismo. Viendo y estudiando los vehículos que se usaban llegó la inspiración un vehículo pequeño, asequible que pudiéramos acondicionar nosotros mismos, nuestra petit caravan, una vw t3 autovivienda, mínimamente equipada que con algunas modificaciones cumpliría con nuestras necesidades y expectativas.
Cuestiones legales, laborales y sanitarias… Mucha gente nos pregunta y dice que les gustaría hacer como nosotros, hay mucho más trabajo del que se imaginan y no me refiero al que se supone de cocinar, atender y servir; en estas cuestiones es como cualquier bar o restaurante.

3. ¿Se le saca rentabilidad a este negocio aún desconocido para algunas personas?
Te lo diré dentro de un año, si todavía estamos en activo y hemos conseguido completar nuestra idea.
Por el momento aguantamos bien. Y cada vez va mejor.
Lo más complicado de este negocio, a diferencia de bares y restaurantes, es que no abrimos todos los días y no resulta fácil conseguir plaza en muchos mercados y eventos en los que cada vez es más cara la participación sin la certeza de que vayan a tener afluencia de gente y que les guste nuestra oferta culinaria.

4. ¿Qué zonas frecuentan con su caravana? ¿Tienen pensado salir de la isla?
De momento seguimos todos los domingos en el mercadillo en el polígono de Marratxí, es nuestro único sitio fijo. A parte de eso acudimos a ferias, fiestas de pueblos, eventos y concentraciones de foodtrucks. Uno de nuestros problemas como el resto de foodtrucks en España es que no podemos ponernos a trabajar en la calle como en muchos otros países donde sí pueden hacerlo,  aun teniendo que cumplir como cualquier otro negocio sin ningún régimen especial por días de trabajo.
Ahora mismo no nos hemos planteado salir de la isla, además de le petit caravan tenemos otras ocupaciones. Y salir de la isla supone un gasto y riesgo muy grande, las plazas en la península son mucho más caras y a diferencia de los foodtrucks de la península nosotros tenemos que usar el barco, sin olvidarnos de problemas de logística y abastecimiento que tendríamos que solucionar

5. ¿Por qué decidieron especializarse en la comida “Green”?
Porque es nuestra forma de ver la vida, y nuestra empresa no es más que una extensión de nosotros mismos, y todavía no es todo lo Green que querríamos.

6. ¿Cómo ven el futuro en cuanto a la comida vegana?
No sabemos ni nos lo planteamos. Nosotros simplemente cocinamos siguiendo nuestra forma de pensar y sentir. Aquí creo que somos únicos haciendo este tipo de comida en exclusividad, hay otros que tienen platos de verduras, vegetarianos o veganos pero también platos que no lo son. Nos encontramos con gente que al vernos se sorprenden muchísimo y hemos visto caras de alegría al satisfacer la misma necesidad que tenía al ir a comer a una feria o evento en el que resultaba muy difícil encontrar comida vegetariana o vegana.
Añadiendo que por ejemplo en el mercadillo el 99,9% de nuestros clientes no son ni vegetarianos ni veganos, y que al principio muchos fueron reacios a nuestra propuesta y hoy son de nuestros más fieles clientes. No es comida vegetariana o vegana, simplemente es comida elaborada con mucho mimo y dedicación.

7. Observo que en sus platos le han dado un giro a la comida típica de la zona, como es el caso del trampó. ¿Tienen pensado coger otros platos de la comida mediterránea y darles su toque?
No creemos haber dado ningún giro a la comida típica, sino todo lo contrario: rescatamos platos típicos que cumplen con nuestros gustos culinarios y nuestra filosofía,  arroz con trampó, tumbet, coca de trampó, coca de pimientos rojos y más platos vegetales que todo el mundo conoce y no cae en la cuenta.
Aunque admito que el frito de verduras cumple lo que dices, una mezcla entre el frit de matançes con un toque de fusión oriental.
También decir que no llevamos siempre los mismo platos, adaptándonos a cada evento y situación.

8. ¿Cuál es su plato más vendido?
¿El más vendido? En el mercadillo es el bocadillo de girgolas rebozadas y en los eventos el pepito vegetal y el mix le petit (una ración que incluye: girgolas rebozadas, croquetas de la huerta y nuggets de soja).

girgolas

9. ¿Y el más complicado de hacer?
El cordón bleu de calabacín sin duda, no es complejo pero sí laborioso igual que nuestras croquetas caseras que también llevan su trabajo.
Más que complicados lo que llevan nuestros platos detrás es mucho estudio y pruebas para lograr platos propios originales que puedan llegar y gustar a cualquier persona, no solo vegetarianos y veganos, que muchas veces tardamos semanas en conseguir el resultado buscado y en otros desechados por no satisfacer nuestras expectativas.
Lo que más nos satisface no es satisfacer a vegetarianos y veganos, eso nos resulta fácil, solo con vernos y darles opción a comer ya se alegran mucho, sino que los que no lo son disfruten, se sorprendan y nos den la enhorabuena por haber disfrutado de comer nuestros platos. Se puede comer muy rico cocinando solo verduras saliendo de los típicos menús que se encuentran en la mayoría de restaurantes vegetarianos y veganos.

10. ¿Gracias a este negocio ha cambiado su forma de vida? ¿Y su forma de ver la vida?
Ni una cosa ni la otra, que ha cambiado nuestra vida sin duda, hacemos cosas que no hacíamos, le dedicamos mucho tiempo y esfuerzo, pero en esencia nuestra forma de vida se mantiene y la de verla también, como dije antes es una extensión de nosotros mismos.

11. Y por último. ¿Cómo se sienten después de llevar un tiempo abierto su negocio? ¿Cambiarían algo en la forma de hacer las cosas?
Satisfechos e ilusionados todavía, esperanzados en que consigamos más metas.
Continuamente cambiamos cosas intentando mejorar, y sin duda hay cosas que se podrían haber hecho mejor pero eso solo te lo da la experiencia, es inevitable.

lepetitcaravan3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s