Inditex debería practicar el Comercio Justo

Los españoles podemos sacar pecho porque la prestigiosa Forbes catapulta a los primeros puestos de “Hombres más ricos del mundo” al emperador Amancio Ortega, dueño de Inditex. A raíz de esta nueva cota del emprendimiento español ha vuelto a la luz las teorías sobre las malas prácticas laborales que el grupo ha permitido en la India. ¿Es legítimo el triunfo de Amancio Ortega?

Nos debería de llenar de orgullo que una empresa española logre estar en los primeros puestos mundiales y que su principal valedor esté considerado mundialmente. No es que adolezcamos de nuevo de ese mal que siempre caracteriza al español, la envidia, es que al grupo Inditex, en un documental de la televisión francesa en 2012, le han sacado los colores sobre su política de trabajo. En dicho documental, se afirmaba que las empresas de Amancio Ortega no se preocupaban por conocer el estado de los trabajadores subcontratados por las principales contratistas.

Los abusos laborales sobre las condiciones de trabajo de aquellos que cosen nuestros pantalones o camisas, eran desgranados uno por uno: jornadas de 9 de la mañana hasta las 21 de la noche, durante los siete días de la semana e incluso explotación infantil. En su defensa, Inditex va a implantar un código QR en todas sus prendas para conocer la procedencia y el proceso de producción al que ha sido sometida. Huelga decir que nos gustaría ver un documental de este tipo con empresas de la importancia de Nike, Adidas, etc.

Pero antes de juzgar a cualquier empresa que se deje llevar por prácticas esclavistas, preferimos resaltar las diferencias reales que encontramos con organizaciones y empresas que venden y comercializan productos de Comercio Justo.

Lo principal de estas organizaciones y cooperativas es que evitan el trabajo infantil o si de alguna forma, los niños, participan en alguno de los procesos de producción, que este hecho no afecte a su educación y su salud, de acuerdo con la Convención de las Naciones Unidas para los Derechos del niño.

Ropa Fairtrade

Ropa Fairtrade

Otro factor que desarrollan son unas condiciones de trabajo seguras y saludables, sin jornadas maratonianas o entornos de trabajo insalubres. Además de un precio justo que cubra los costos de producción, los sueldos se equiparan entre hombres y mujeres, acabando con la discriminación de género.

Un elemento importante es el respeto por el medio ambiente y el uso de prácticas y métodos responsables, ya que también repercute a nuestra salud.

Tal vez la clave y la esencia del Comercio Justo radique en establecer un comercio que se preocupe por el bienestar económico y social de los pequeños productores. Entender el negocio y el mercado como un equilibrio para todos y no buscar la maximización de beneficios a toda costa.

Deberíamos ser más críticos con nuestras compras, conocer la procedencia de nuestros productos y si realmente, el precio que pagamos, va a contribuir a mejorar la calidad de vida de los productores del otro lado del hemisferio. Deberíamos dejar de idolatrar y contribuir a la riqueza de aquellos que levantan su “imperio” a costa del bienestar de otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s