Elige bien el color de tu establecimiento

Sabían que los restaurantes de comida rápida, en los cuales es importante el transito continuo de clientes, utilizan colores primarios para estimular en demasía y no apetezca quedarse mucho tiempo.

El color, junto con la luz, es una de las armas más importantes que posee una compañía para fomentar estados de ánimo y transmitir información acerca de si misma. El color nos identifica de forma instantánea, sin que el cliente perciba si utilizamos un tono determinado, con un valor y una saturación, pensados al detalle; pero hablemos de estos términos tan técnicos.

El tono se basa en la escala de Munsell, conocido cómo “la cualidad mediante la cual distinguimos un color de otro, como el azul del verde, el amarillo o el rojo”. Munsell describe con un círculo de cinco tonos principales (rojo, amarillo, verde, azul, morado) y otros cinco intermedios. Pero el tono no puede distinguirnos si es claro u oscuro. Es con el valor con el que nos movemos desde la ausencia de luz (negro) a la luminosidad total (blanco). La saturación o cromatismo nos muestra la tercera dimensión del color. Es la medida que irradia sobre un eje horizontal hacia el exterior, partiendo de la vertical; se refiere a la fuerza. En conjunto, no sólo obtenemos una simple pared pintada de verde o naranja, podemos jugar con el tono y el cromatismo para crear espacios.

600px-Munsell-system.svg

¿Realmente influyen los colores? La respuesta es más que afirmativa, ya que existe toda una psicología del color. Los colores transmiten sensaciones e influyen en los estados de ánimo. Cuando abrimos la ventana y vemos ese juego de naranjas y amarillos del sol, nos activamos de manera positiva y nos inyecta una dosis de energía para comenzar la mañana. El rojo es utilizado cómo estimulante, aunque puede crear reacciones agresivas. Si lo contrarrestamos con un morado o un lila, incluiremos un elemento de calma y espiritualidad. Los colores azul y verde son más armoniosos y nos transportan a paisajes naturales o espacios abiertos. Si deseas sensualidad en tu local, los tonos rosas son tu elección, salvo que busques tan sólo un poco de calidez, entonces deberás optar por los marrones. Y no nos olvidemos del negro, cuya utilidad para agrandar o empequeñecer una habitación dependerá del uso que queramos darle a cada uno.

Elegir correctamente la pintura no es una perdida de tiempo si lo que deseas de tu restaurante es crear el efecto contrario al de los restaurantes de comida rápida, favorecer las ventas de ciertos productos en tu tienda o crear un ambiente alegre y brillante en tu guardería.

Aunque mi reflexión sobre la creación de ese ambiente se sitúa en no depender tanto de la conjunción de tonos, luminosidad o saturación sino más bien del mensaje que queramos transmitir al cliente con nuestra elección, puesto que la diferencia se encuentra en que tu pared diga “bienvenido, me alegra que hayas venido” o “tómatelo rápido y vete”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s