La reputación de un país como marca

Están conmigo en que la manida frase “marca España” se ha convertido en un tintineo que se vuelve incluso cómico. Cuando ganamos una medalla, eso se convierte automáticamente en #MarcaEspaña; vendemos chorizo a los asiáticos, es #MarcaEspaña. Sin embargo todas estas acciones en realidad si conforman una reputación del país que puede afectar a su visibilidad cómo país objetivo para la inversión o país no recomendado, así cómo a la reputación de las empresas nacionales a la hora de introducirse en nuevos mercados.

Forbes se ha hecho eco de la lista de los países con mejor reputación del mundo que el Reputatión Institute ha publicado. Suiza ha sido este año el país mejor valorado del mundo por delante de Canada, la ganadora del año pasado, Suecia, Finlandia y Australia. España está ubicada en el puesto 18, por debajo de potencias cómo Japón, Reino Unido, Alemania y nuestros vecinos franceses e italianos. Sorprenden los puestos de Brasil y Estados Unidos (21 y 22), grandes potencias de todo el continente americano pero que aspectos cómo la seguridad han sido decisivos para perder votos.

MarcaEspaña

La técnica para recabar todos los datos ha consistido en la realización de cuestiones online a ciudadanos miembros o no del G8, las cuales han permitido recoger datos económicos, cómo el PIB, así cómo sociales (seguridad, maternidad) para tener en cuenta todo aquello que pueda influir en la decisión de residir o no en un país determinado.

Las primeras cuestiones se basaban en aspectos subjetivos tales cómo sensaciones, admiración, respeto, confianza y reputación general. Es una parte que puede inducir al error ya que a la vez que las experiencias reales, entran en juego leyendas urbanas, prejuicios y estereotipos.

En el resto de cuestiones se pudieron incluir datos más contrastables cómo la belleza de los paisajes, la calidad de la gastronomía, la oferta de ocio, la brecha de género, la reconciliación familiar, la educación o la calidad de los servicios. Una cuestión nueva que se introdujo a causa de los últimos acontecimientos en todo el mundo fue sobre la transparencia y la corrupción; así encontramos a Rusia o Nigeria en los puestos más bajos.

Acontecimientos tan distantes cómo que una empresa adquiera un contrato importante para construir el ferrocarril a la Meca y la victoria de un equipo u otro en la final de la Champions League tienen una influencia directa en la reputación de un país. Todo contribuye a sumar o restar reputación a un estado, sobre todo las actuaciones de este en el extranjero, ya sea a nivel político o privado. La imagen nacional es un factor básico a la hora de venderte, cómo cualquier producto que se vende al consumidor, por lo que en su cuidado se debe concienciar al ciudadano, empresario, político, deportista, etc. que detrás de sus actos, las consecuencias de estos son evaluadas a nivel mundial.

Fuente: http://www.forbes.com/sites/susanadams/2014/09/11/the-worlds-most-reputable-countries-2014/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s