Los gamers son los clientes más exigentes

A estas alturas, cuando una persona que no sea mayor de 60 años me dice que los videojuegos son cosa de críos o que es un sector que no interesa, me echo las manos a la cabeza, le miro como si fuera un perro verde y me aparto de su lado dos pasitos. Si a estas alturas no entendemos la envergadura de la industria del videojuego, entonces tenemos un problema.

El perfil del consumidor de videojuegos es mucho más exigente que el consumidor de cine o música. Hablamos, no sólo de personas de entre 6 y 18 años, también de los jugadores que se han criado con lo míticos Mario o Sonic y que empezaron su andadura en los años ochenta; son consumidores adultos con una experiencia de casi treinta años “machacando” botones y muy preparados para saber que tipo de producto tienen entre manos.

Por eso es difícil satisfacerlos, porque han visto mucho producto del sector y lo han probado durante horas. Lo positivo es su declarada fidelidad a la empresa, la cual, si cumple con la mayoría de las expectativas creadas por la misma, ganará a un fan de su marca. Las empresas lo saben y saben muy bien articular los mecanismos para mantener fiel a ese cliente; saben explotar las redes sociales.

Los youtubers críticos de videojuegos son importantes influencers a la hora de crear opinión sobre videojuegos. El sonado fracaso del último juego de Warner y Rocksteady, Batman: Arkham Knight, ha provocado un aluvión de vídeos.

¿Dónde están los mejores community manager? Con todos los respetos a los demás y siempre apartando penosas excepciones, en el mundo de los videojuegos. El nivel de interacción entre empresa y gamer es sorprendente, a la par que constante y cercano, permitiendo al consumidor de su producto intervenir en muchas de las fases de la vida del juego. No hablamos de una encuesta del tipo “te gustaría que el héroe llevara espada o hacha”, hablamos de recoger todas las críticas y recomendaciones de trabajos anteriores y aplicarlas al cien por cien. El producto acaba siendo “el producto” del cliente, dónde los desarrolladores sólo ponen sus conocimientos al servicio de este.

Pero lo mejor viene cuando el juego está en las casas de los jugadores, cuando empiezan a testearlo y observar algunos fallos. ¿Qué empresa discográfica ha sacado a la venta un álbum que no ha gustado y han permitido descargarte otra versión mejorada? Es sabido ya entre la comunidad gamer que un juego sufrirá varias actualizaciones para mejorar su rendimiento; se le podría llamar “alargar la vida del producto”. A esto se le suman códigos gratuitos, entrevistas con los desarrolladores dónde ofrecen trucos, sesiones en streaming de “Gameplays” (ejemplo de cómo jugar ese videojuego), expansiones o DLC´s, publicaciones constantes en redes sociales sobre historias relacionadas, respuestas directas a las dudas de los jugadores y todo ello para mejorar la experiencia de juego, mejorar la experiencia del consumidor.

Interacción en Twitter de la compañía Naughty Dog.

Interacción en Twitter de la compañía Naughty Dog.

Otros sectores de negocio deberían plantearse el tomar ejemplo de esta industria que mueve 100 millones de dólares anuales y que entiende al usuario cómo pilar primordial para su crecimiento y por defecto ve en las redes sociales una gran oportunidad para conocerle.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s