Cómo alegrarle el día a una persona cercana

Son pequeños gestos, a veces sin intención, que pueden significar mucho para un compañero, tu pareja o una familiar y que no resultan para nada costosos. Hacer sentir especial a otra persona es la mejor terapia para mejorarle el día.

Vivimos en una época en la que nos convertimos en personas egoístas a pesar de intentar ir contra corriente y aportar nuestro granito de generosidad al resto. La clave podría hallarse en observar la vida con otros ojos, disfrutar de los pequeños detalles que el día te ofrece y transmitir esa sensación a los que te rodean.

En alguna ocasión nos ha sucedido que nos hemos levantado con un optimismo desbordante y al llegar al trabajo o a casa de un familiar, hemos encontrado a alguien apesadumbrado o bajo de ánimo. Conseguir que ese día sea un día especial para esa persona no es tan difícil, tan sólo tenemos que proponernos algunas pautas sencillas.

Decir lo fenomenal o guap@ que está es la principal regla que debes tener en cuenta para alegrarle el día a alguien. Comentar que bien le queda la ropa, si se ha hecho un nuevo corte de pelo o si es nuevo el perfume porque huele muy bien. La adulación es la forma más antigua de mejorar la autoestima a una persona ya que nos encanta que nos regalen el oído. Es obvio que si va en pijama y despeinada, tendrás que utilizar la técnica de “reanimación” con esa persona, invitándole a que se arregle porque siempre “luce” maravillosa.

La broma es una manera fácil de provocar la risa y casi siempre da buen resultado porque crea un ambiente distendido en cuestión de minutos. Estamos hablando de la broma light, no de las pesadas en las que sólo se ríe el que las hace. Busca que sean bromas sencillas y que provoquen un estado de ánimo positivo al que las sufre.

Hacer un regalo sin sentido, puede ser incómodo para cualquiera que lo recibe, por eso es mejor tener pequeños detalles con esa persona. Si le gusta la escritura a mano, un bolígrafo curioso que viste esa mañana en la papelería; si le gusta el café, regalarle una taza con algún mensaje positivo; si le gusta el chocolate, compartir una caja de galletas. Son detalles que le ofreces sin ninguna otra intención que la de alegrarle el día.

Todos sabemos que la música influye en nuestros estados de ánimo, tanto para alegrarnos cómo para entristecernos. Poner en la oficina o en casa a su cantante o grupo favorito, seguro que le crea una sensación de alegría por habernos acordado de ella, además de descubrir que conocemos sus gustos. Pero no olvides poner una canción con ritmo, no caigas en el error de poner una balada triste porque el resultado será nefasto.

Ser amable y cortés, aunque parezca que ya no se lleva, es otra gran manera de demostrar a esa persona que es especial. Preguntar como está, si ha tenido buen día y dar las gracias por los gestos que tenga hacia nosotros, por pequeños que sean, es una manera efectiva de animarle el día. Es ir más allá de ser educado, es ser agradecido por el momento que nos dedica. Cada vez que tomo un café, decir buenos días con una amplia sonrisa me reporta otras cinco o cuatro sonrisas más.

be-kind

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s