zero2infinity: la compañía española que nos lleva a la estratosfera

Los paseos espaciales y los viajes para observar la curvatura de la tierra parecían sólo alcanzables para Estadounidenses, Rusos o Japoneses, hasta que la compañía catalana zero2infinity ha puesto a España en la orbita del turismo espacial.

Nadie podría imaginar que en Cerdanyola del Vallès (Barcelona) está una de las empresas más revolucionarias de la innovación española. La zona podría pasar por turística y disfrutar de sus paisajes y su gastronomía, aunque los responsables de Zero 2 Infinity han imaginado otro tipo de turismo mucho más excitante: volar al espacio.

Bloon es, lo que en los últimos años se denomina, turismo espacial, un turismo de lujo y muy exclusivo, ya que la inversión del cliente suele llegar a cifras que el resto no podría imaginar ni en años. La necesidad científica y la investigación prevalece en este tipo de proyectos, pero sus costes son altísimos que este tipo de iniciativas, además de innovadoras, permiten continuar con el sueño espacial.

Lo innovador de Bloon está en la inexistencia de pistas de despegue o lanzaderas al más puro estilo Cabo Cañaveral; subimos en globo. Zero2infinity se reconoce cómo una empresa ecológica y defensora de métodos alternativos para acceder a la estratosfera, no contaminantes y basados en el Helio.

Diseño de la cabina

Diseño de la cabina

La experiencia no se queda en subir y echar una miradita por la ventana, es un “paquete turístico” que incluye conocer a los diseñadores del proyecto, alojamiento en hotel, conocimiento más cercano de la travesía mediante observaciones astronómicas, un pequeño entrenamiento con masaje de relajación y finalmente, el despegue.

Otro detalle que hace la experiencia inolvidable es la customización del viaje. La cabina o Pod-para 4 pasajeros-se puede modificar en ciertos aspectos para nuestro interés personal. Tiene forma ovalada para poder obtener una visión panorámica de la experiencia. Mientras disfrutamos del amanecer terrestre o de un eclipse, un menú tres estrellas Michelin será servido para deleitarnos los otros sentidos y tal vez asistir al desayuno más romántico que hayamos tenido a 40 kilómetros de altura.

Nuestro viaje, de más de 3 horas de duración, no va a salirnos barato. El coste asciende a 100.000 euros, aunque tras el mismo e incluido en el precio, nos ofrecen una película de la experiencia en 3D para rememorara los mejores momentos con nuestros amigos.

La empresa no se ha quedado en los viajes turísticos y ha creado un nuevo programa denominado BlooStar, un ambicioso proyecto que en vez de pasajeros serán satélites los que asciendan con el sistema ecológico del globo de Helio. Las expectativas de crecimiento son mayores, ya que los costes para cualquier empresa puntera del sector de las telecomunicaciones son menores que el de mandar un cohete.

Proceso de lanzamiento de un satélite con Bloostar

Proceso de lanzamiento de un satélite con Bloostar

En tiempos en los que la innovación y la investigación no son tan valoradas por los empresarios de este país, iniciativas arriesgadas se convierten en la mejor solución para sobresalir del resto y poder avanzar a cotas mayores.

*Imágenes extraídas de la web oficial y su catálogo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s