Es buen momento para vender lapiceros

La joven empresaria Caroline Weaver ha hecho de su amor por los lapiceros su modo de vida. En su tienda de Nueva York no encontraremos tablets o smartphones, simplemente el olor al grifito de los lapiceros.

A veces, las ideas más originales son las que rescatan elementos del pasado o en desuso para dotarles de una nueva vida, un nuevo sentido. ¿Qué sentido tienen escribir con un lapicero? Caroline lo expresa perfectamente en su blog: “Todo el mundo ama los lapiceros, simplemente es que no lo saben”.

Un lapicero puede ser el arma más inteligente que podemos utilizar contra este ignorante y atropellado mundo. Con tu smartphone, puedes apuntar en cuestión de segundos una nota mental, puedes sacar una foto a un artículo interesante y mandarla a todos tus contactos e incluso notas de voz, entonces ¿Qué ventajas puede tener un lapicero?

En su tienda se pueden encontrar gran variedad de lapiceros, incluso de países remotos cómo Japón, en tarros de cristal, como si el mundo del lapicero nos mostrara la gran fauna que existe y que no conocemos. Lapiceros para escribir, para pintar, para superficies especiales o destinados al diseño. Sus precios varían desde los que no superan el dólar al que llega a los 60 dólares. Otra de las posibilidades es la de customizar cualquiera de los lapiceros que elijamos gracias a su máquina Kingsley.

Una imagen de la tienda en instagram.com/cwpencilenterprise

Una imagen de la tienda en cwpencilenterprise

Pero como buena tienda de lapiceros, también podemos encontrar sacapuntas, gomas de borrar, fundas par nuestros lapiceros y libros, libros sobre el tema más recurrente del establecimiento, los lapiceros.

Escribir con un lapicero requiere un ritual, una forma tradicional de plasmar nuestras ideas en un papel-amigo del lapicero es el papel- y guardar para nosotros un momento especial de todo el tiempo del mundo. Empiezas con una consonante o una vocal y el sonido del grafito inunda la estancia (los pulgares no hacen ruido) mientras las ideas se plasman en un negro intenso que comulga con lo más profundo de la naturaleza.

El tacto con la madera es más honesto que el plástico del bolígrafo (además te ahorras el olor químico de la tinta). Ver como se consume día a día es ver cómo todos tus sueños, miedos, planes, errores o ideas van pasando por tu vida, consumiéndose, pero que al final, siempre habrá otro lapicero par comenzar.

Lo mejor es la devoción que la joven neoyorkina transmite por los lapiceros, incluso tiene tatuado uno en un brazo a modo de recordatorio para que la gente vea en ella, no sólo una loca amante de los lapiceros, sino a una defensora de un estilo diferente de vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s