Las Redes Sociales han eliminado el deseo de fascinarse por las cosas

Nuestra cuenta de Instagram,Twitter o Facebook están repletas de comentarios sobre la comida o de fotografías sobre la misma, un tiempo que hemos perdido en disfrutar del plato que tenemos delante ¿Las Redes Sociales han eliminado cualquier sugestión externa?

La otra tarde, cruzaba por el centro de la ciudad paseando entre las terrazas de las cafeterías. Asistía a un precioso atardecer de Mayo e invitaba a sentarse, tomar un café con tu pareja, iniciar una conversación poco “trascendental” y acercar tu silla para cerrar los tramites del final de la conversación-besarse lo arregla todo. Así debería estar la pareja que observé en una de las terrazas y recalco “debería” porque realmente estaban uno sentado frente al otro, separados por varios platos y tazas de café-señal de haber merendado-atrapados por sus smartphones y con la mirada clavada en la pantalla. Tuve la ocasión de observarlos durante algunos minutos y no se miraban el uno al otro, no se decían nada y tampoco se tocaban o besaban, tan sólo imaginé que mandaban mensajes de texto a otra persona por los gestos personales de risas o asombro de cada uno.

¿El futuro de las citas?

¿El futuro de las citas?

Una situación cómo esta ya la llevamos observando en numerosas ocasiones, repitiéndose cómo un patrón que nos demuestra que las redes sociales han conseguido que prestemos más atención a nuestra vida virtual que a la real.

Las redes sociales tienen unas características propias que las hacen atractivas e incluso adictivas y que encajan a la perfección con nuestro actual modo de vida. El deseo de contar historias-nuestra historia-al resto del planeta nos ha creado una serie de hábitos nuevos que obvian la necesidad que históricamente hemos tenido de maravillarnos con el mundo que nos rodea ¿Alguna vez fueron a un viaje sin cámara de fotos?

Puede ser que intentemos negarlo, pero las personas que conviven a diario con el mundo virtual han aumentado el consumo de este de forma exponencial, de entre 6 horas a 9 horas, siendo el teléfono móvil el futuro ganador de la carrera entre los dispositivos-PC y tablets. Nos conectamos más porque la red social nos ofrece mayor número de interacciones y gracias a los cambios de Facebook en su algoritmo, que prevalecen las historias que nuestros amigos creen interesantes y que los medios tradicionales están cada vez más apostando por las nuevas formas de comunicación, la oferta de contenidos es cada vez más “atractiva”-de calidad se puede discutir.

Screen-Shot-2012-12-27-at-8.47.56-AM

Pero todo este tiempo perdido, estos momentos que regalamos a nuestra vida virtual nos alejan del objetivo visual de nuestra experiencia personal y consigue que olvidemos que los momentos reales se deben disfrutar. Las personas crecemos con experiencias vitales, con la facilidad que tenemos para asombrarnos sin apenas un motivo, pero este hecho tan necesario para nuestra mente, nuestra imaginación, se empieza a perder en el momento que le prestamos más atención a la fotografía que vamos a subir.

Siempre digo que uno de los sonidos más increíbles es la risa de un niño jugando, pero ver a un ejercito de padres como se pierden ese momento que requiere de todos nuestros sentidos por gravar un video y después subirlo, me hace pensar que lo increíble es no saber apreciarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s