El egocentrismo en la publicidad

Como es evidente, vivimos en una sociedad donde la persona es el centro del universo. Las empresas están siempre intentado buscar motivos para que compremos sus productos y estos van dirigidos a satisfacer las necesidades de cada uno. Para ello, mediante la publicidad se buscan estratagemas que ensalcen la figura del individuo y del yo, haciéndonos pensar que consumir o usar un determinado bien o servicio te va a convertir en una persona mejor, o más exitosa.

Curiosamente, la exaltación de la imagen del yo se explota mucho en los anuncios de vehículos y de fragancias. Un ejemplo muy claro es este anuncio de BMW, en el que se muestra como un coche de esa marca hace al hombre más atractivo a las mujeres. Lo que están diciendo es: si quieres ligar, conduce un BMW:

Continuando en la línea de los coches, aquí va un anuncio de Mercedes con un mensaje muy claro: Si quieres ser alguien en la vida, cómprate un Mercedes. Y es que el tipo que conduce ha fracasado muchas veces, pero sabe que tener un vehículo de esa marca siempre es un acierto:

Esto es lo que ocurre con los coches, pero como he mencionado antes, también es muy típico en las colonias. Aquí hay tres ejemplos claros de lo que me refiero. En todos ellos, se muestra tanto a un hombre como a una mujer triunfadores, jóvenes y con ganas de vivir, así como seductores y rompedores. A sus protagonistas no les importan las reglas, se puede decir que son los mejores. Conclusión: si quieres ser como ellos, es decir, una persona libre y seguro de tí mismo, usa sus perfumes:

Se puede comprobar que en su mayoría estos anuncios están hechos para hombres, aunque es verdad que también los hay para mujeres. Independientemente de esto, es importante ver cuál es el mensaje que transmiten: si usas sus perfumes, el mundo estará hecho para ti. Tú eres el centro de todo. Para mi, el ejemplo más claro de spot publicitario que exalta el ego del hombre, es el popular anuncio de INVICTUS de Paco Rabbane:

Y es que el nombre del perfume ya lo dice todo, INVICTUS, el invencible, el que puede con todo. El tipo del anuncio, andando es más rápido que jugadores profesionales y consigue que en el vestuario les esperen un grupo de musas. Este tipo aparece como un ser superior en el que él es el punto gravitatorio alrededor del cual giran el resto de cosas. Obviamente, es lo que quieren que creas.

No deja de resultar curioso como el mundo de la publicidad y el marketing juegan con el concepto del yo. La pregunta que surge entonces es la siguiente: ¿Formamos parte de una sociedad donde prima ser el mejor por encima de todo? ¿Son las marcas las que juegan con ese concepto porque está arraigado en la cultura o son las empresas las que lo crean? ¿Pretenden imponernos un estilo de vida determinado, en el que no existe nada más relevante que uno mismo o simplemente usan esa idea para ganar dinero y crear tendencia? Si seguimos fielmente lo que nos dice la publicidad anterior, se puede decir que para triunfar en la vida debes usar Channel, Valentino, BMW, Mercedes, fragancias de Paco Rabanne, etc. De esa forma, serás una persona libre, independiente y segura de tí misma.

Personalmente, no estoy en contra del consumo de productos o bienes de gama alta o de marcas con prestigio. Cada uno es libre de hacer lo que quiera con su dinero y además, hay que tener en cuenta, que todos esos productos implican normalmente una calidad mayor en varios aspectos. Sin embargo, cabe recordar que no todo en esta vida se trata de pensar en uno mismo. Aquí os dejo también una escena de la película “El club de la lucha” (Fight Club, David Fincher, 1999) dónde se resume parte de todo lo anterior:

 

 

Anuncios

3 comments

  1. Interesantísimo post. Me parece que habéis acertado en vuestro diagnóstico. Os pido que echéis un vistazo a mi blog publicidosis.wordpress.com en el que hago un repaso crítico a lo que en mi opinión es mala publicidad. Ojo; no estoy en contra de la publicidad, sino en contra de la mala publicidad.
    Los de coches que habéis comentado me han llamado la atención dos: el de BMW va orientado claramente a hacer creer a sus clientes que el sex appeal de los conductores de su marca es superior a los conductores de otras. Pero el de Mercedes fue creado para asociar la marca al éxito profesional. La pregunta que me surge es ¿Cómo ha podido pagar el coche después de tres fracasos si el más barato vale (según la web de Mercedes-Benz) 27.000 € y ya se ha vuelto a meter en el alquiler de otro local?
    Otra cosa a tener en cuenta es que en los anuncios de coches (excepto el de BMW), los protagonistas hablan, nos cuentan una historia, pero los de perfumes no. En los de perfumes se busca la “sofisticación cultural” (“Via con me” de Paolo Conte, “A man’s man’s world” de James Brown, “She said yeah” de Beatles, calles de Roma o París…). Con la excepción de Invictus que va dirigido a supermachos poco refinados. Y al final una voz en off nos dice en inglés o francés el nombre del perfume y el fabricante. Como si nos dijesen “Si has entendido esto eres de los nuestros y debes gastarte 100 pavos en nuestro perfume”.
    Un saludo.

    Me gusta

    1. Nos parece muy interesante tu comentario. No dudes que echaremos uno o varios vistazos a tu blog, siempre es interesante poder compartir puntos de vista críticos sobre cuestiones relacionadas con el marketing o la publicidad.

      Me parece también muy acertado tu apunte sobre lo que persiguen grandes marcas de coches o perfumes. Está claro que venden un concepto irreal, puesto que no quiere decir que por consumir un determinado producto o usar un automóvil de gama alta te vas a convertir en alguien diferente. Estas empresas están vendiendo eso, ni más ni menos.

      El tema de las colonias se podría decir que es el más claro de todos porque como tú has dicho ni siquiera el protagonista cuenta una historia, sino que directamente aparece como un tipo que es la repera y te da a entender que para ser cómo él debes usar el perfume.

      Es verdad que probablemente estos anuncios capten mucho más rápido la atención del público, pero también es verdad que juegan con la idea de crear en la persona un estilo de vida determinado y “triunfador”, cuando esto debería depender de otras cosas. Por eso me pareció curioso comentarlo.
      Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s