Contrata un Friki para tu empresa

La gente los suele ver cómo personas raras, cerradas en su mundo y que hablan de cosas que nadie entiende, aunque un “Friki” no deja de ser una persona normal salvo que su amor por algún tipo de comic o película lo lleva al extremo.

La palabra Friki se utiliza de forma despectiva en la mayoría de los casos sin caer en la cuenta de que todos somos Frikis porque todos tenemos una pasión que la llevamos, incluso, a convertirla en nuestro modo de vida. Veintidós hombres en calzón corto detrás de un balón podría considerarse friki; vestirse de época medieval para rememorar una batalla sangrienta, también podría considerarse friki. La diferencia es que los amantes del manga, el anime, los videojuegos, el cosplay o los juegos de cartas lo son de un mundo en el que no todos participan.

El valor y los conocimientos de un Friki están muy infravalorados. Cuando una persona ve a un chico o chica disfrazado de uno de sus personajes, incluyendo espada de tamaño considerable, la juzga sin pararse a pensar sobre el trabajo que existe detrás de esa indumentaria. Empezando por una documentación exhaustiva, tanto del personaje cómo de los patrones que debe seguir para realizar el traje, seguido de un trabajo artesanal y por supuesto, queda meterse en el papel-expresión corporal; no es un loco que se viste, es una persona que se expresa de otro modo.

Cosplayers en Albanime 2015

Cosplayers en Albanime 2015

Todo ese trabajo, ese proceso de investigación y recopilación de datos, seguimiento de las últimas tendencias y noticias, desarrollo y creación de contenidos de todo tipo, fomento y propaganda del mismo y participación en diferentes eventos es lo que define un friki; ¿se imaginan un empleado así en su empresa?

Por un momento dejen de pensar en el friki del manga Bola de Dragón e imagíneselo cómo un friki de su producto, un amante extremo de lo que su marca vende a diario. Si fueran productores de vino, esta persona se especializaría en conocer todo tipo de una y de recogida-incluyendo mecánica-además de conocerse qué clima es el adecuado para que tipo de cepa, los mejores meses para siembra y recolección dependiendo del país u otros muchos datos que no caemos en conocer pero que son fundamentales para mejorar nuestro producto y nuestra competitividad.

Además, promoverá en la empresa un espíritu de cierta “devoción” por el producto, sin olvidar la crítica, para generar entre los trabajadores un conocimiento avanzado del mismo. También se encargará de las ferias y presentaciones, pero ya no desde el punto de vista de un puro comercial sino de un predicador, un vendedor convencido del producto que ofrece porque lo conoce a la perfección; eso es cierto, el producto debe convencerle.

Es algo fundamental: el friki de su producto debe existir y no generarse. Puede ser una idea algo complicada la de encontrar un devoto del aceite o de la harina, pero existen. Podríamos llamarlos expertos, aunque un friki expande mucho más el universo del producto. Hay profesionales o amateurs que sienten devoción por objetos, alimentos o marcas, que los conocen a la perfección y muestran sin tapujos ese amor incondicional que procesan. Cualquiera de ellos, cualquier friki que se apasione por lo que usted hace, es digno de ser escuchado y tal vez contratado, porque ya pocos amamos de forma incondicional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s