Lecciones que podríamos aprender de Chicharito

El jugador mexicano Javier Hernández Balcázar “Chicharito” ha pasado a la historia del Real Madrid gracias al gol que marcó frente al Atlético de Madrid y que supuso el pase a la semifinales de la Champions League, pero detrás de ese gol existe una historia de tesón y amor por el fútbol.

Es cómo convertirse en cenicienta por un día, o así debería haberse sentido en la noche del miércoles el futbolista Chicharito al conseguir meter el esférico entre los tres palos a pocos minutos para el final. Sin embargo, el mexicano no ha tenido ninguna hada madrina que le ayude a superar los obstáculos que la vida ha ido poniéndole.

No se pude decir que sea el colofón a su carrera, porque queda Chicharito para rato-aunque no sea en el Real Madrid-pero si podríamos asegurar que su vida no será igual tras pasar por uno de los clubs de fútbol más grandes del mundo y por el que han pasado ilustres compatriotas cómo el inigualable Hugo Sánchez.

Un gol vital para el equipo a escasos minutos del final ¿La suerte del debutante? Nunca se podría decir de este jugador. Lo que conocemos hoy de Chicharito, sus ganas incansables de triunfar y su espíritu de lucha, no son resultado de un chico al que le dan una oportunidad sino del espíritu de una persona que ha ido labrándose un camino y culminando hitos de éxito en su carrera a base de esfuerzo e ilusión.

Cuando hablamos de emprender un negocio o aventurarnos en nuevos retos personales, siempre vamos a encontrar a alguien que nos aconseje, que nos “regale” a modo de tablas de la ley sus pautas sagradas a seguir, pero son pocos los que nos dicen “fíjate en este hombre/mujer y sírvete de él/ella cómo inspiración”; Chicharito es uno de esos hombres que inspiran.

Chicharito tras marcar el gol. Fuente: Marca.com

Chicharito tras marcar el gol. Fuente: Marca.com

Principalmente porque puede enseñarnos que los sueños se quedan en sueños si no luchamos para convertirlos en realidad. Desde sus inicios humildes en Guadalajara, pasando por los mejores clubs de Europa hasta ser jugador del año en Inglaterra. Ningún niño se imagina ser el mejor jugador en la cuna del fútbol, pero si que lo sueña, si imagina poder levantar trofeos importantes; los que creen realmente en ello lo consiguen.

Es el trabajo diario el que te ayuda a conseguir los éxitos y no los destellos de genialidad. El trabajo constante, serio y entregado de Chicharito en los entrenamientos, es el que forja realmente sus condiciones-físicas y psicológicas-para conseguir sus metas. En la vida debemos trabajar para todo, incluyendo nuestra vida personal, pero ¿Cómo se puede soportar?

El amor por lo que haces, la ilusión de descubrir algo nuevo cada día y el convencimiento de que eres tú mismo quién decide su destino, te da la fuerza suficiente para conseguir aquello que te propongas. Oír una entrevista de Chicharito, escucharle hablar de cómo entiende el fútbol y la vida-para él inseparables-es una lección de seguridad y de que está orgulloso de sí mismo; ¿cuantas veces nos hemos sentido orgullosos de nosotros mismos?

Pero todo ello bajo la humildad con la empezó, sin dejar que los premios o los titulares de la prensa le conviertan en alguien que no es. Ser humilde no quiere decir que no aspires a lo máximo, ser humilde significa que aspires a lo que aspires, seguramente te equivocarás y tendrás que estar preparado para ello. La situación de Chicharito en el Real Madrid no ha sido fácil ya que ha sido en muchas ocasiones suplente, pero desde la humildad de verse relegado al banquillo, ha conseguido sobreponerse para aparecer cuando el equipo le necesitaba.

Otra de las claves de su éxito es la impresionante profesionalidad con la que participa en el equipo. Ya no sólo con su trabajo diario, además la traslada a su vida personal y a los medios de comunicación. Nosotros no necesitamos llegar a este extremo ya que no somos conocidos, pero si deberíamos entender que uno es profesional durante el trabajo y fuera de él, que no podemos cambiar el chip tan fácilmente porque somos la misma persona. En España se le tiene gran estima en parte por esa profesionalidad, sin ninguna salida de tono, sin ningún mal gesto a los compañeros, aunque si pueda quejarse de no jugar-obvio y normal-pero participando del grupo, por su interés común y dejando aparcado los intereses propios.

Estas son las claves de una gran jugador de fútbol y mejor persona que deberíamos seguir de cerca para tomarlo de referencia. Lo mejor de este hombre lo vimos finalizando el partido, cuando fue sustituido después del gol y de un partido de lucha y entrega. No me refiero a todo un estadio de más de 80.000 personas coreando su nombre o de la magnitud-deportiva y económica-de su gol para el club, estoy hablando de ese momento en el que se echó a llorar de alegría, junto con sus compañeros, un momento que lo hace humano y a la vez grandioso.

¿Cuántos hemos llorado por sabernos especiales?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s