El merchandising de Will Bowen

yhst-14913580161276_2161_695530-655x1024

No sé si habéis oído hablar Bowen. Este hombre es un pastor estadounidense que se ha convertido en un personaje famoso a raíz de la publicación en 2006 de su libro “A complaint free world” (Un mundo sin quejas). En resumidas cuentas lo que este hombre propone es utilizar un método sencillo con el fin de hacernos más felices en nuestra vida diaria.

Dicho método consiste en ponerte una pulsera (el patenta la suya propia) en una mano y no quejarte durante 21 días seguidos. Si caes en el error de quejarte de nuevo, debes cambiar la pulsera de mano y empezar de nuevo. Se supone que una persona tarda en adoptar un hábito o costumbre más o menos 21 días, por tanto, si dejas de quejarte durante ese tiempo, al final todo indica que serás una persona menos molesta con la vida y por lo tanto, hallarás una mayor felicidad.

Pero la cuestión a la que quiero ir a parar no consiste en cuán efectivo sea el método. Es obvio que es una buena forma de entretenerse y quién sabe, es posible que mucha gente consiga su propósito, teniendo en cuenta que es un método que no hace daño a nadie. Lo sorprendente es como este hombre ha conseguido rentabilizar el famoso método.

Si uno se mete en su web se da cuenta de que, desde mi punto de vista, su estrategia es muy buena. Y es que este hombre ha patentado su propio modelo de pulsera y la vende a través de su web, así como el resto de sus libros. En esta página también puedes ver parte de sus conferencias y sus patrocinadores. En todo su proceder hay un tema central, la felicidad. Por lo tanto todo está enfocado hacia este sentido.

Lo bueno de este fenómeno es que se ha convertido en viral y lleva triunfando desde mediados de los años 2000. Por lo tanto, no es una simple moda que desaparezca en un tiempo. Es todo un fenómeno, que cada vez es más conocido y parece no tener freno. Youtube e internet entero está lleno de gente que dice haber seguido el método. Y es que algo tan básico como la felicidad sigue vendiendo mucho. Un buen ejemplo de ello ya lo trato en el post de hace una semana de este blog titulado “La felicidad en un refresco”.

Con esto, no quiero ni mucho desprestigiar el trabajo de este hombre, Will Bowen, ni tacharlo de farsante ni nada semejante. Es una persona que merece mi respeto y admiración, ya que de alguna manera ha conseguido que mucha gente sea o intente ser feliz, algo difícil de plantear en los tiempos en los que estamos. Simplemente quería resaltar que las aspiraciones más básicas del hombre, siguen siendo las más comerciales.

Aquí os dejo una de sus conferencias:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s