Te atreverías a ser una empresa “Monty Python”.

En conmemoración de los 40 años del estreno de “Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores (Monty Python and the Holy Grail)” podemos rescatar de la memoraría a uno de los grupos humorísticos que más han marcado la cultura popular de los 70 y 80, los Monty Python (Graham Chapman, John Cleese, Terry Gilliam, Eric Idle, Terry Jones y Michael Palin).

Creadores de innumerables y “memorables” sketches para televisión, también realizaron varias películas cómo “La vida de Brian” (1979) y “El sentido de la vida” (1983) y obras de teatro, practicando un humor absurdo e irónico que en ocasiones rozaba lo irreverente (según las críticas del momento) pero que sabían reflejar los defectos de una sociedad británica muy encorsetada y “aburrida”.

Atreverse a imitarles es una osadía y tal vez cómo modelos de empresa no es recomendable (demasiados problemas entre los actores) pero si podríamos crear un modelo de trabajo, de estilo, que nos transmitiera las claves de su éxito y su permanencia en el tiempo.

Poseían una marca personal muy arriesgada.
Ya he comentado que los MP realizaban un humor muy ácido e irónico, que en ocasiones podría alterar la sensibilidad del propio espectador, pero se convirtió en su sello de identidad, en su marca personal. No espero que las empresas empiecen a utilizar la ironía con sus clientes, sino que adopten una identidad arriesgada, innovadora y fresca en la que el consumidor no deje de sentirse contrariado.
Hoy día el estilo de los MP es incluso más arriesgado que los humoristas actuales. Realizar una parodia de la Reina es sencillo, de la iglesia, casi aburrido, pero burlarte del ejército de una manera sutil, sólo está a su altura.

Se atrevían con otros géneros.
El mercado actual, nos está obligando en cierta forma a la especialización, a centrar todos los esfuerzos de nuestra empresa en un tipo de producto o gama, aunque si tenemos la capacidad de entrar en otros sectores ¿por qué no atreverse? Los MP también se hicieron famosos por sus satíricas canciones o por sus características ilustraciones y collages. Es obvio que no es sencillo, pero invertir en otros sectores o productos relacionados con nuestra empresa, podría complementar los que ya poseemos y por supuesto, aumentar las ventas.

Entre sus filas hay grandes creativos.
Si la creatividad es la mejor forma de solucionar los problemas, todavía no entiendo cómo cualquier empresa no posee su propia sección de creativos. Da igual el género que trabajen (diseño, redacción, imagen, música) si lo que importa es su libre capacidad para plantear ideas desde varios puntos de vista. Los MP tenían en John Cleese y Terry William cómo el corazón creativo del grupo. Gozaban de total libertad para escribir y dirigir, llegando incluso a asustar a la propia cadena de televisión por su “descarada” imaginación. Aunque luego están los egos, muy difíciles de controlar y causa de muchas de las discusiones tuvieron.

Los Monthy Python de izquierda a derecha: Terry Jones, john Cleese y Michael Pallin (delante); Graham Chapman, Eric Idle y Terry Gilliam (detrás).

Los Monthy Python de izquierda a derecha: Terry Jones, John Cleese y Michael Pallin (delante); Graham Chapman, Eric Idle y Terry Gilliam (detrás).

Eran fieles a su filosofía.
Nunca permitieron que algún directivo les cambiase un guión o que ellos mismos adaptasen una escena para que el público pudiera digerirla. Y es algo que todas las empresas deberían gravárselo a fuego; puedes evolucionar para incluir nuevos planteamientos o para ampliar el negocio, pero nunca renuncies al espíritu con el que se formo la empresa, ese al que la gente le enganchó desde el inicio.

Conocían perfectamente el poder de la imagen.
Sabían como acompañar el mensaje que querían transmitir con una imagen que al espectador le descolocara de su sofá. Recurrieron a imágenes impactantes pero también a sutiles puestas en escena que focalizaban la acción hacia la misma. Es el mejor recurso de marketing que una empresa puede utilizar: una imagen que resuma aquello que quiere vender o que quiere transmitir. Incluso algunas resultan desagradables, pero el fin para el que fue elegida ha sido el que se esperaba, el de no dejarnos indiferentes.

Todo lo que hacían poseía un mensaje.
Tal vez sea la característica más importante de los humoristas pero la más difícil de implementar en una empresa. ¿Cómo voy a transmitir un mensaje si sólo vendo zapatillas? Las grandes compañías lo han estado haciendo durante décadas: Coca-Cola y su “Chispa de la vida”, McDonalds y su “i´m lovin´it” o Nike con su “Just do it”. Estos eslóganes transmiten algo más que una frase bien hecha, transmite una idea que te venden, una forma de vida en la que puedes o no creer. Los Monty Python nos muestran su manera de ver la vida desde su humor, desde la crítica, para no tomarse todo tan en serio o como ellos decían “Always look on the bright side of life” (mira siempre el lado bueno de la vida).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s