Cómo aprovechar una campaña viral cómo #TheDress.

Desde este jueves, estamos asistiendo a lo que por seguro será una de las campañas virales del año-y aún estamos en Febrero-y cuyo protagonista es un vestido. La historia comienza cuando una usuaria de Tumblr, frente a sus dudas sobre el color de este vestido (blanco y dorado o azul y negro) y tras no haber podido resolverlas con sus amigos y seguidores, inició el debate para el resto de la red.

No debería haber trascendido de ahí si no fuera porque Buzzfeed cogió el guante y lo relanzó a todos sus followers, interviniendo incluso famosos de la talla de Taylor Swift o Kim Kardashian. La campaña viral había estallado, ya existía varios Trending Topics acerca del tema y la tendencia #TheDress se imponía a nivel mundial.

Fue tal su alcance mundial que un gran número de empresas aprovecharon la tormenta mediática y se apuntaron un tanto en marketing por relacionar sus productos con el debate. La duda razonable es plantearse si es legítimo hacerlo, si está justificado relacionar tu producto con algo que tal vez no dure más de un semana; la respuesta evidente es que si.

B-3YEBZUEAEau7W

Las campañas virales, como ya hablamos en otro post, pueden ser medidas y espontáneas, siendo estas últimas de las que debemos participar con nuestra marca, debido en parte a una rápida divulgación y a su corto periodo de permanencia. Aunque es evidente que lo debemos hacer si nuestro producto se adapta a la misma, porque de lo contrario parecería más una broma.

penguin

Penguin Books llegó a cambiar el color del vestido a naranja para relacionarlo con sus libros.

El ejemplo del vestido, el debate sobre su color, ha permitido que muchas empresas jueguen con la duda de los usuarios y emitan un veredicto acorde a sus intereses publicitarios. Si mi cerveza es de color blanca con adornos dorados, aunque el gracioso vestido sea de color azul y negro, nosotros podemos emitir una imagen con nuestro producto afirmando que “Si, en efecto. Es de color blanco y dorado”. La gente relacionará nuestra cerveza con el debate que ya está en la calle y obtendrá un refuerzo positivo a la vez que gracioso, pero no bromista.

Eso mismo han hecho marcas cómo Powerade, Pepsi o Bacardi con resultados geniales. No representa en ningún momento una estrategia o una parte de su plan de marketing-que algunas empresas ya lo incluyen-pero si les ayuda a conectar con sus clientes cómo un producto que interviene de los hechos cotidianos, incluso de forma graciosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s