Los estereotipos más odiosos de la publicidad.

Aunque no nos percatemos, a nuestro alrededor se están reproduciendo infinidad de estereotipos mediáticos a los que contribuimos de alguna forma. Mujeres al volante, gorditos graciosos o gitanos cantaores de flamenco son un ejemplo de que tener una idea preconcebida de una persona es en parte culpa de nuestro mundo de estereotipos.

Para muchos, esos estereotipos son utilizados para clasificar su entorno cercano, su mundo controlable, sin caer en la cuenta que, en la mayoría de las veces, son manidas tradiciones culturales que no se asemejan a la realidad. En la publicidad se explotan en gran medida estos estereotipos con el fin de llegar al público objetivo, aunque algunas compañías han adaptado su marketing a los nuevos tiempos y podemos ver mujeres conduciendo y hombres haciendo la colada.

A pesar de las buenas intenciones, algunas marcas continúan perpetuando esas viejas imágenes en sus anuncios. Algunos de estos anuncios os los mostramos a continuación.

Las cosas de la casa para la mujer.
Ya podemos ver anuncios de hombres con detergentes o planchando, pero el clásico de la mujer y su “maravilloso amigo” el detergente, la plancha, el frigorífico o el baño de los niños nunca cambia. Una lavadora que se estropea, cosas de mujeres (pero lo arregla un hombre); un guiso sin sabor, una mujer lo adereza; un limpiador del polvo eficaz, la mujer es la que traga el polvo.

Los 4×4 sólo son para hombres.
Todavía es difícil ver un spot en el que una mujer lleve un 4×4 por medio del monte o subiendo una sinuosa carretera. Las connotaciones sexuales y de poder siguen mostrándose en este tipo de productos, olvidando que las mujeres también son compradoras.

El efecto del perfume es diferente para cada uno.
Mientras que el perfume para hombres es un alegato a la atracción sexual (“Échate este perfume y tendrás a diez mil vírgenes esperándote”), para la mujer es el efecto contrario ya que serán ellas las que se verán conquistadas por un chico; los roles sexuales cambian.

La familia feliz de papa y mama.
Todos los anuncios-sin excepción-en los que una familia aparece están formadas por un papa, una mama y sus dos hijos, sin plantear cualquier otro tipo de familias cómo las de homoparentales o las monoparentales.

Nos mofamos de su cultura.
Todavía observamos anuncios en los que se representa un estereotipo cultural, denigrante en muchos casos, con el fin de dar credibilidad al producto y a la acción. El chino que anuncia comida china, el cubano que anuncia viajes exóticos o el “pueblerino” que te vende la leche de vaca son un ejemplo de esta simplicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s