Pasos para una buena customización

Actualmente estamos tan aburridos de vestir como el resto de los mortales que buscamos algo que nos diferencie, y en ello entra en juego la customización.

La palabra customizar proviene del inglés y su significado sería personalizar (adaptarlo a nuestro gusto). Por ello hoy os quiero dar unos pequeños pasos para que adapteis vuestro producto a la tendencia del customizado.

Para mi la customización es como el sol para las plantas. Siempre llevo puesto algo customizado; un bolso hecho a mano, unos vaqueros desteñidos, un gorro de lana, y todo customizado por mi cuenta.

Y no soy la única, seguramente muchos de vosotros tendréis algo customizado como por ejemplo unos pantalones vaqueros que un día decidisteis recortarlos y utilizarlos como shorts, o alguna prenda vintage de vuestra/o abuela/o,… Seguramente que si os poneis a buscar en vuestros armarios encontrareis algo customizado.

La customización es frecuente en el mundo de la moda, pero también tiene una definición en el mundo del marketing. Según “mercadotecnia” la palabra customizado se define como todo producto o servicio que es diseñado o adaptado a las necesidades específicas y deseos de cada cliente. Por el contrario de lo que ocurre con los productos de consumo masivo, el mayo valor de los productos customizados se encuentra en la exclusividad o personalización ofrecida a cada cliente.

Definida ya la palabra quisiera ofreceros unas pequeñas pautas a tener en cuenta a la hora de vender un producto o servicio:

  1. Conducta del consumidor: Es muy importante recopilar la mayoría de datos posibles de los clientes a los que queremos venderles nuestro producto y/o servicio, para ello debemos fijarnos en tres cosas:
    1. Su cultura ( clase social, grupos de referencia, familia,…)
    2. Personal ( edad, poder adquisitivo, ocupación, estilo de vida,…)
    3. Psicológica ( su motivación, creencias, actitudes,…)
  2. Una vez recopilada la información de nuestro consumidor debemos planear muy bien que le vamos a ofrecer, adaptando nuestro producto a las necesidades de nuestro cliente. Porque no es lo mismo venderle una falda corta a una adolescente que a una señora, o un viaje a una familia que a una pareja de recién casados.
  3. Y el tercer paso y más importante LA CUSTOMIZACIÓN. Para customizar no hace falta que pinteis a mano las prendas, tan solo debéis ofrecer al cliente un trato personalizado. Es decir, ofrecerle un descuento por ser cliente fijo, darle algún consejo gratuito de belleza,… algo que haga que el cliente se sienta cómodo cuando vaya a tu tienda, que note que le dás un trato “único y especial” y que se vaya con ganas de volver.

Si tenéis alguna duda dejad un comentario y os daremos respuestas “customizadas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s