A los adolescentes no les atrae tu logotipo.

Tal vez se habrán dado cuenta de que la moda sport adolescente-joven (de entre 15 y 20 años) ha evolucionado de esos inmensos logotipos en las camisetas o sudaderas a la nada más absoluta. Ahora casi no sabemos si lleva una prenda de H&M o del supermercado Alcampo; de Desigual si es fácil distinguirla.

El primero en darse cuenta, debido sobre todo a la bajada de sus ventas, fue la empresa de moda Abercrombie & Fitch Co. Tomó la decisión de no serigrafiar su ropa joven en esta nueva temporada a causa de la bajada de un 6% en sus ventas.

Abercrombie & ampficht, con y sin logo

Abercrombie & pficht, con y sin log. Fuente: web oficial

No es que sean unos caprichosos, sino que evitando convencionalismos, se fijan en el diseño, el estilo que les pueda definir, más que en una prenda-anuncio. Un adolescente empieza a encontrar su sitio en el mundo y la ropa es el mensaje más poderoso que puede emitir al resto. Si ese mensaje mantiene los estereotipos de años anteriores, no se verá diferente y por lo tanto, especial.

Aunque esta tendencia ya ha sido muy explotada por marcas de ropa dirigidas esencialmente a este mercado joven. Una pareja vestida de Forever 21 frente a otra de Bershka serían casi imposible de identificar salvo por el estilo de ropa. Es lo que más atrae a este mercado, las tendencias y las formas, frente a lo que lleva el resto, fácilmente reconocible por un jugador de polo o un cocodrilo. Es cierto que tampoco caen en la cuenta que están siguiendo otro convencionalismo de la moda más actual, pero es lo que tiene ser adolescente, creerse único dentro de un mundo de únicos.

¿Deberíamos replantear nuestro logo? No si no es tu intención de mercado. El despojar a las prendas sport de cualquier indicio de la empresa es una estrategia en concreto, una inteligente adaptación a un mercado importante en el sector de la moda que se deja llevar por la moda de turno, de la famos@ de turno.

Un logo te identifica, te pone “cara” frente al cliente, pero es más importante un estilo, una forma de trabajar, la atención en los detalles y una reputación, aunque eso no se consigue vendiendo sudaderas grises de marca blanca a 8 euros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s