No es país para seriéfilos.

En numerosas ocasiones te habrá sucedido que, al llegar de trabajar o de estar con los amigos, a la carrera para ver el siguiente capítulo de tu serie favorita, te encuentras que empieza treinta minutos más tarde o peor, ha desaparecido. ¿No te irrita?

Es indignante cómo las televisiones-no voy decir nombres-hacen lo que quieren con la emisión de una serie que ya ha comenzado y que el telespectador se ha acostumbrado a un horario y a un día en concreto. Y ya no es sólo el retraso de quince minutos, ocupado por innumerables anuncios-sobre la publicidad da para otro post-sino que lo han trasladado a un canal secundario sin previo aviso.

Pero esto es uno de los tantos disparates que hacen con series importantes y que en su país de origen-Estados Unidos principalmente-se emiten en Prime Time, respetando horarios y temporadas; porque esa es otra, las temporadas.

Hay series cómo Sherlock que han esperado un año para emitir la siguiente temporada y eso que la serie se hace cuando los protagonistas tienen un hueco entre película. Cuando la emiten, en un canal secundario por supuesto, lo hacen sin avisar y tras haber visto esa temporada en otros canales varias veces ya. Cuando te quieres enganchar, tienes que verte antes las anteriores temporadas para seguirle el hilo.

Otro tipo de atropello es el “fusilar” la serie, emitiendo capitulo tras capítulo en un mes. Parecería que es el sueño de un seriéfilo, pero lo de sueño podemos llevarlo a la realidad porque estas maratones acaban a las tres de la mañana. Un ejemplo es Juego de Tronos, otra “must see” de las series que se han cargado a la carrera con emisiones seguidas y de madrugada. Lo único que consiguen es desengancharte de la trama y que dejes de verla.

El colmo de la “ofensa” a los televidentes se dio con Arrow, una serie que trata de un superhéroe armado con un arco-producto de la DC Comics-la cual fue cortada a falta de varios capítulos. Pero no es la única que han cortado, desplazado o simplemente no han continuado su emisión. Algunos ejemplos son Walking Dead, Doctor Who, Vikingos o Sobrenatural; sobre las españolas, ya se encargan los guionistas de matarlas.

La duda es la misma para todos: ¿Por qué emiten series si no van a darles el suficiente respaldo? ¿Para arrebatárselas a la competencia? Hablamos de series muy premiadas, que han batido records de audiencia semana tras semana y llevan tras de sí un ejercito de fans antes de su estreno en nuestro país, con lo que van a tiro fijo-si nos respetan.

No es de extrañar el auge en nuestro país de la televisión digital-Netflix-ya que nos permite elegir nuestro horario y nuestro ritmo, sin depender de los desvaríos del “fenómeno” que programa la parrilla ese día.

Anuncios

2 comments

  1. Cuanta razon tienes. Yo deje de ver vikingos porque cuatro capítulos seguros hasta las casi tres de la mañana en día laborables era una falta grande de respeto para sus espectadores.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s