Cestas de Navidad sin jamón.

Se acercan fechas señaladas para nosotros y ya podemos ir viendo en los bares la típica cesta de Navidad con su jamón, turrón del duro y bombones marca blanca. Seguramente han echado algún boleto con la ilusión de que le toque y poder llevarse ese jamón que tanto nos gusta-el resto de la cesta nos da igual.

Este tipo de producto es una tradición popular de nuestro país, que ha ido evolucionando para hacerse más atractivo. En las nuevas cestas encontramos tecnología, viajes, ocio e incluso vehículos entre el chorizo ibérico y las peladillas que siempre sobran. Se podría decir que con un reclamo diferente, se pretende llamar la atención entre tanta oferta; aunque se puede ir más allá.

Simplificando, una cesta de navidad es un conjunto de productos de igual o diferente índole con el fin de hacer partícipe al cliente de un concurso o sorteo exclusivo. Una cesta de Navidad reúne esas dos características: ilusión y exclusividad. Pero cualquier empresa puede hacer su propia cesta.

Un negocio debería aprovechar esta circunstancia para ofrecer al cliente habitual, el cliente fiel, una manera de agradecérselo con la participación en el sorteo de “tú” cesta de Navidad. Pero, ¿yo tengo una negocio de ropa? También puedes tener tu propia cesta, en la que incluyas ropa de saldo, alguna selección variada o incluso el vestido o traje para Noche Vieja. La clave es ser original y reclamar la atención de tu cliente con un detalle.

Puede ser que las empresas alimentarías lo tengan más fácil a la hora de crear su cesta de Navidad, pero todo es ser creativo-con lógica-y no cerrarse la puerta a colaboraciones esporádicas.

Una agencia de viajes puede hacer una cesta de Navidad con bonos para noches de hotel, viajes culturales por la región y un especial “Capital Europea”, además de poder asociarse con tiendas de maletas, ropa o tecnología para complementarlo. Una academia también posee una oferta menos tangible pero siempre podrá ofrecer un curso de idiomas gratis, bono descuento para cualquier curso que se realice y algún especial de cocina, que se lleva mucho.

Una juguetería, una tienda de electrodomésticos, una farmacia, una librería e incluso una clínica dental puede tener su cesta de navidad con la que premie la lealtad del cliente. Va siendo hora de abandonar ese mercadeo de loteros de bar y crear nuevas sinergias.

En marketing-cualquier empresa hace marketing-las oportunidades se deben convertir en proyectos concretos y las Navidades ofrecen tantas oportunidades que sería un error dejar pasarlas para que las aprovechen otros.

Anuncios

2 comments

    1. Está claro que una navidad sin jamón, turrón del duro y mantecados que te pueden durar un año, es una navidad muy light. Pero hoy en día es necesario atraer al cliente con cosas nuevas y una cesta con productos de belleza o una con productos para cualquier tipo de deporte es llamativa.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s