La salchicha, esa gran desconocida

Hoy vamos a dedicar el artículo a éste alimento querido y conocido por todos.

Tendremos que remontarnos a Babilonia,hace unos 3500 años aproximadamente; allí empezaron a rellenar los intestinos sobrantes, de restos de carnes que se quedaban al final de las matanzas, y poniéndoles especias para darles sabor. Bien, a causa de las innumerables conquistas acaecidas en aquellos tiempos, este suculento y barato alimento llegó a Grecia, dónde fue llamado “orya”. Y más tarde, en el Imperio Romano “salsus“, el cual de origen a la palabra actual, salchicha.

Lo más curioso de este producto y que casi nadie conoce es, que con la llegada del Cristianismo la salchicha se prohibió dado a que se consideraba un alimento pecaminoso y que no sólo se utilizaba para matar el hambre. Los romanos, pese a esa restricción siguieron haciéndola y consumiéndola clandestinamente, lo que hizo inevitable su esperada y ansiada legalización.

Su camino hasta el aspecto con la que la conocemos hoy y  su variedad, comenzó en la Edad Media, dónde llegó a diversas ciudades de Europa, obteniendo en cada una de ellas un aspecto y sabor diferentes.

Cada región las especiaba y embutía a su manera, dándoles muchas veces el nombre de la ciudad como denominación.

Había de todo, por ejemplo los países mediterráneos se especializaron en salchichas duras y secas,que aguantaban bien las altas temperaturas; y, en países como Alemania, las fabricaban gruesas,blandas y grasas. Hasta que fue allí mismo,en concreto en Frankfurt, un grupo de carniceros inventó la salchicha a la que bautizaron con el nombre de dicha ciudad.Su curvilíneo aspecto y su sabor ahumado le dieron una popularidad ingente y llegó a todos los rincones del mundo.

Ahora bien,¿cuál ha sido la historia de su proceso de elaboración?

Como ya hemos contado, las salchichas se elaboraban como mero proceso de aprovechamiento animal y totalmente natural,en el cual la carne sobrante se picaba y embutía en tripas de origen animal. Hoy en día, los fabricantes van más allá, se utiliza carne con mucho tejido conjuntivo ( tendones,cartílagos, nervios y piel ), rico en colágeno, y barato aunque de inferior calidad nutricional. Los aditivos permitidos se ha demostrado que son perjudiciales para el ser humano;  es un alimento graso y con un contenido considerable en sodio, por lo que debemos restringir nuestro consumo si queremos conseguir una dieta equilibrada.

En conclusión, cómo es posible que sea uno de los productos mas demandados y consumidos en todo el mundo creyendo en su salubridad,  si en realidad sólo nos comemos grasa y cartílagos. La respuesta, marketing.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s